Ángel Nava | Cultura de Honor
478
page-template-default,page,page-id-478,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive

Cultura de Honor

¿En qué consiste el seminario de Cultura de Honor?

En un paquete de enseñanzas y tiempos de ministración y encuentros con Dios encaminado a ayudar a los pastores o directores, sus equipos de liderazgo, y miembros de sus congregaciones u organizaciones a construir entre ellos un ambiente de honra, amor y empoderamiento mutuo que permita sustentar un mover del Espíritu Santo.

 

¿Qué temas abarca?

El temario incluye temas como:

  • ¿Cómo se mira una Cultura de Honor?
  • Identidad: ¿ser o hacer?
  • El poder de controlarme a mí mismo
  • Amor vs. temor: cómo manejarnos sin intimidación ni castigo
  • El manejo de nuestra libertad
  • Empoderaos los unos a los otros
  • El desafío de amar incondicionalmente

Nota: este temario es flexible, y puede ajustarse dependiendo de las necesidades de cada equipo de líderes.

 

¿Qué duración tiene?

En principio el seminario consta de alrededor de doce horas de enseñanza/ministración, que se recomienda distribuirse a lo largo de dos días. Sin embargo, es posible hacer adecuaciones y ajustes en el contenido y la duración. Esto puede definirse en una entrevista, que puede ser telefónica, con el pastor, director o líder principal.

 

¿Qué puedo esperar del seminario de Cultura de Honor?

  • Reconocer las claves que Dios nos ha dado para construir un lugar seguro y una cultura de honor.
  • A nivel individual:
    • Una revalorización personal en función del valor que Dios nos dio al intercambiarnos por Jesús en la cruz.
    • Un reforzamiento del dominio propio
  • A nivel colectivo:
    • Cultivar un lugar seguro donde cada uno pueda mostrarse como es, sin temor de ser rechazado o castigado.
    • Un ambiente en el que cada uno asuma libremente responsabilidad de sus decisiones.
    • Un incremento del amor los unos por los otros
  • Un odre nuevo, expresado como una cultura de honra, idóneo para contener el vino de la presencia y manifestación libre del Espíritu de Dios.

 

¿Quiénes y cuántas personas pueden tomar el seminario de Cultura de Honor?

En principio está diseñada para el grupo de liderazgo de una iglesia u organización. Por experiencia, funciona mejor en grupos pequeños (10 a 20 personas). Sin embargo, estamos abiertos y somos flexibles a las necesidades que el pastor o director desee cubrir. Igualmente, esto puede definirse en una entrevista previa.

 

¿Quiénes enseñan y ministran en el Seminario de Cultura de Honor?

Yo, Ángel Nava, soy el principal expositor de este seminario. Sin embargo, con frecuencia alterno con otros miembros de nuestro equipo, calificados y entrenados por nosotros para este ministerio, y en quienes tenemos toda nuestra confianza.

 

¿Qué costo tiene?

Hemos decidido que por el momento el valor del Seminario de Cultura de Honor no lo definamos nosotros, quienes la exponemos, sino quienes la reciben.

Requerimos que se cubran los gastos relativos a transportación desde y hasta la Cd. de Querétaro, México, hospedaje –que bien puede ser en casa u hotel-, y comidas mientras la duración del seminario. Y también una ofrenda honoraria que refleje el valor que ustedes den a nuestro esfuerzo y a lo que hayan recibido. Sólo pedimos considerar que la mayor parte de nuestro sustento depende de las ofrendas que recibimos de este ministerio.

 

¿Qué instalaciones se requieren?

  • Un lugar privado, adecuado para el tamaño del grupo, con suficientes asientos y espacio, y con buena acústica donde los oyentes puedan recibir cómodamente las enseñanzas y ser ministrados. Si el grupo es pequeño y el lugar es tranquilo, no se requerirá de un sistema de sonido.
  • De preferencia que no haya niños, dado que, por la duración y el tipo de evento, sería muy cansado y aburrido para ellos.
  • Un proyector o pantalla para conectar a computadora con conexión HDMI o VGA.
  • Un pizarrón blanco o rota folios con suficientes hojas blancas.
  • Es deseable, pero no indispensable, que acompañe alguna persona para dirigir al grupo en algunos momentos de adoración.

Si deseas más información, y/o invitarlos a compartir o dar alguna conferencia, da click aquí.