Ángel Nava | Mis Declaraciones
757
page-template-default,page,page-id-757,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive

Declaraciones

    • Yo soy un hijo del Dios Altísimo, tan amado y tan valioso para Él que pagó mi rescate con la vida de Jesús.

 

    •  Dios se complace en mí porque me ama. Nada bueno he hecho para ganarme su amor, como tampoco podré hacer algo tan malo como para perderlo. Todo lo tengo por Su gracia.

 

    •  Estoy sumamente cerca de Dios, tengo una relación en completa intimidad con Él. Le amo con todo mi ser. Él es mi pasión, y verle cara a cara, mi mayor anhelo.

 

    •  Su presencia va conmigo siempre. Él mora en mí con todo Su poder y gloria. Nada menos que eso.

 

    •  Estoy llamado para vencer al diablo donde quiera y en cualquier circunstancia en que yo esté. Me tiene miedo y tiembla ante mi presencia porque sabe que Dios está conmigo.

 

    •  Soy una de las personas más importantes y de mayor influencia en mi ciudad y mi país.

 

    •  Tengo la mente de Cristo. Por tanto, escojo pensar como Él. Estoy lleno de la sabiduría y creatividad de Dios.

 

    •  Dios ha previsto que yo sea bienaventurado todos los días de mi vida. Por tanto, me doy permiso de ser feliz, y rechazo cualquier pensamiento que quiera empañar esta verdad.

 

    •  He sido enviado a transformar mi comunidad, mi país, y las naciones de la tierra estableciendo en ellas el Reino de Dios.

 

    •  Dios me ha constituido y capacitado por el Espíritu Santo para ser una poderosa influencia en la vida y el pensamiento de mucha gente en todas las naciones, y llevarlos así a experimentar que hay Dios aquí.

 

    •  Dios ha comisionado ángeles para servicio, auxilio y protección de mí y de mi familia. Ellos están con nosotros dondequiera que vamos.

 

    •  Dios me ha creado para alabanza y gloria de Su Nombre. Por tanto escojo glorificarle con cada pensamiento, acción e intención, porque eso también me coloca en la gloria que Él tiene para mí.

 

    •  He sido dotado con los ojos y los oídos de Dios para ver como Él ve y oír como Él oye. Y todos mis juicios los hago conforme a lo que veo y oigo así.

 

    •  Tengo a mi disposición todas las riquezas y recursos de Dios. La miseria, la escasez y la pobreza no son mi herencia.

 

    •  Dios me ha llenado de Su amor, y me agrado en amar a otros de la misma manera incondicional en que Él lo ha hecho conmigo.

 

    • Fui creado por Dios con la capacidad de manejarme y dirigir mi vida, y me ha investido con el poder del Espíritu Santo. Por tanto yo puedo perseguir mis sueños y mis metas, y alcanzarlos con éxito.

 

    • En respuesta a Su amor yo también le amo, apasionada y extravagantemente. Y me doy permiso de expresarlo con libertad.

 

    • Tanto me ha amado mi Padre que no sólo me redimió; también me llenó con su Espíritu y poder, y por tanto puedo manifestar Su Reino donde quiera que yo vaya, a través de señales, milagros y prodigios que dan testimonio de Su amor, igual como lo hizo Jesús.